jueves, 8 de diciembre de 2016

Romilda Poggio de Mendióroz

¿Primera poeta nacida en La Plata?


Pago las ofensas...

Pago las ofensas con moneda firme:
la moneda de oro de mi convicción
y con el silencio cubro los instantes
en que el alma labra su desilusión.

Moneditas de oro que se van juntando
y que silenciosamente crean soledad.
¡Cómo se hacen humo las ofensas malas
en el fuego puro de saber callar!

Perdonando siempre el alma se afina,
se torna su llama más clara y azul
y una dicha nueva, fresca y peregrina
abre su capullo de liviano tul.

Fuente: Mirra y rosa, Romilda Poggio de Mendióroz, Letras Platenses, tomo II, N° 11, La Plata, 1934.

Romilda Poggio de Mendióroz nació en La Plata en 1896 y murió en la misma ciudad en 1961. Era hija de Antonio Poggio y Ángela Bagnasco, un matrimonio afincado en La Plata desde los años que siguieron a la fundación. En 1919 se casó con el poeta Alberto Mendióroz (1895-1924), de cuya unión nació Hugo Enrique Mendióroz (1920-1994), autor del libro de poemas Resplandor (1959). Romita, como la llamaban familiarmente, fue educadora, poeta, escritora, autora teatral y reconocida conferencista. Se desempeñó, además, como Vicedirectora de la Escuela Graduada Joaquín V. González de la UNLP (Anexa) y, durante un tiempo, tuvo a su cargo una página dedicada a la mujer en el diario platense El Día. Entre sus libros publicados, cabe mencionar: Blancanieves (adaptación escénica en tres actos, 1935), Territorio espiritual (poesía, 1959), Sarmiento niño (teatro infantil, 1961) y Un gran silencio interno (poesía, sin fecha de edición). A estos títulos, debe sumársele el cuadernillo Mirra y rosa (poesía, 1934), editado por Letras Platenses, una publicación semanal que aparecía los lunes. Asimismo, completó la obra Aladino y la lámpara maravillosa, que su esposo dejó inconclusa y que luego sería estrenada en el Teatro Argentino de La Plata. En este mismo ámbito, también subieron a escena algunas de sus obras teatrales para niños. Hoy, sus restos descansan junto a los de su esposo en la necrópolis platense, en un espacio que fue cedido a perpetuidad a sus familiares por Ordenanza Municipal N° 2927 del 26 de octubre de 1962. Al parecer, Romita fue la primera poeta nacida en La Plata. Hasta el presente, no hay noticia de que otra mujer nacida con anterioridad a ella en dicha ciudad haya tenido alguna trascendencia poética. A su voz inicial, le siguieron, poco después, las voces de Sarah Lovisutto, María de Villarino, Tilde Pérez Pieroni y Ana Emilia Lahitte, entre otras.

Foto: Romilda Poggio de Mendióroz. Fuente: Letras N° 8, revista de la Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires, La Plata, 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada