martes, 13 de noviembre de 2012

Martín Raninqueo

























Mariposas en la ruta

Son los pétalos del viento,
kamikazes de colores
que se inmolan esta noche
al calor del radiador
del valiant de mis abuelos.

Fuente: Poemas al flautista y otros poemas y canciones, Martín Raninqueo, edición del autor, La Plata, 2003.


Agua muerta (Puente Avellaneda)

Yo vi la noche
oxidada
arrodillada
rezando
sobre el puente

Avellaneda

y más allá las luces
del caserío
(velitas de una torta
oscura con galletitas
de chapa brillando
bajo la luna).

Yo vi la noche.

Y más allá la muerte
con su disfraz de agua
podrida del riachuelo,
golpeando
arañando
mi ventanilla,
queriendo viajar
otra vez conmigo.

Fuente: Poemas al flautista y otros poemas y canciones, Martín Raninqueo, edición del autor, La Plata, 2003.


Mi padre en el río

Punta Lara. Detrás del castigado
murallón, lejos del centro,
la arena le gana
una pulseada al río. Mi padre,
abstraído en sus pensamientos,
se deja abrazar por el agua,
y con movimientos chaplinescos
esquiva una mancha de petróleo.
Luego se da vuelta,
regresa hacia mí
entre peces muertos,
revoleando la toalla al viento,
el viento que trae el aliento
pesado del río. A lo lejos,
un barco lucha con sus redes.
Nos reímos en la playa desierta.
Hasta un perro flaco
pareciera entender
que entre mi padre, el río y yo
existe un instante
de armonía perfecta.

Fuente: Poemas al flautista y otros poemas y canciones, Martín Raninqueo, edición del autor, La Plata, 2003.


Haikus de guerra

Percute la lluvia
el techo del pozo
(hago que leo)


Noche de frío
(¡que ella me sueñe
a su lado tendido!)


Ovejas del monte
de lejos parecen
¡rebaños de nubes!


Dulce es el viento
si no arrastra gritos
y esparce la nieve


Sol en el monte
Cantamos el Himno
(fingimos coraje)


Nadie a la vista
salvo la niebla
que está borrando el Longdon


Luciérnagas de muerte
llegando el ocaso
Vienen del mar


Helada tarde
Aturde el silencio
si duda el mortero


Brusco es el viento
que empuja a un soldado
herido en el monte


¡Brama, fusil!
Festeja con nosotros
el fin de la guerra


Ventisca y tristeza
Camino al Canberra
que está en alta mar


Tras la bruma
los niños que fuimos
nos están gritando: adiós

Fuente: Haikus de guerra (ilustrado con xilografías de Julieta Warman), Martín Raninqueo, edición artesanal, La Plata, 2011.

Martín Raninqueo nació en La Plata en junio de 1962. Es poeta, músico y ex combatiente de Malvinas. Publicó dos libros de poesía: Poemas al flautista y otros poemas y canciones (2003) y Haikus de guerra (2011), este último ilustrado con xilografías de Julieta Warman. Algunos de sus poemas fueron publicados en revistas argentinas y extranjeras y en diversas compilaciones, como El viento también recuerda (1996), antología de escritores ex combatientes de Malvinas. En 2000 grabó, junto a Gustavo Caso Rosendi, el CD titulado Poemas. Sus álbumes musicales editados con canciones propias son: ffff... (2001), Gorrión criollo (2007) y Río ir (2012). Anteriormente, había grabado, con su grupo Los Magos del Sur, Después del incendio (1998), y este año acaba de grabar, en coautoría con Fabián Passaro, Vientos, álbum que refleja la experiencia vivida por ambos durante la guerra de Malvinas, el cual será presentado en 2013. También participó con músicos de Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Argentina en el CD Música de Mercociudades (Córdoba, 1999). Algunas de sus canciones fueron interpretadas y grabadas por Procanto Popular, Orsai y Trío Familia, entre otros. Acerca de su poesía, expresa Gustavo Caso Rosendi en el prólogo de Poemas al flautista y otros poemas y canciones: “...si entendemos a la nostalgia como felicidad de la tristeza, comprenderemos cuál es la madera con la que trabaja el poeta. Un álbum de fotografías perdidas que se abre en algún recóndito lugar y nos dice: allí estuvimos, fuimos alguien, fuimos algo para alguien. Por eso (único testimonio de nuestra efímera eternidad), la familia, los afectos, casi siempre ocupan un lugar preponderante en todo lo que Martín realiza (‘Mi padre en el río’ es un ejemplo de ello)”. Y más adelante agrega: “...creo que Martín Raninqueo es una extraña y bella mezcla entre la gran simpleza de Prévert y la visión pesimista de Cioran”. En la actualidad, existe un proyecto de resolución para que sus “Haikus de guerra” sean declarados de interés legislativo por la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y, próximamente, serán incluidos en un monumento en Arequito, Provincia de Santa Fe, en honor de los caídos en Malvinas.

Foto: Martín Raninqueo. Fuente: http://www.encuentrotranspoesia.blogspot.com.ar/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario